miércoles, 4 de febrero de 2015

El nuevo mal del #profesor #TIC: Solo quedan estrellas fugaces o fotocopiadoras.

Fuente: http://bernyadictoalotech.blogspot.pt/

¿Qué más puedo hacer por mis alumnos?
¿Cómo convertirme en un/a super profe? 
¿Por qué debo ser un/a super profe? 
¿Vale la pena ser un super profe? 
Me siento cansado/a
Hago lo mismo que los profesores que se "hacen famosos" pero no me siento reconocido/a. 
¿A qué curso TIC me apunto? ¡o son básicos o son avanzados!

Estoy segura que más de una vez se te han pasado estas preguntas por la cabeza querido compañero profe.

Nuestra profesión ha dado un giro rompedor. De reclamar que se reconozca nuestra labor profesional porque no valoraban nuestro esfuerzo y trabajo ni el propio césped del patio del recreo, hemos pasado a tener certámenes con premios dados por instituciones que ponen en un pedestal, sobre todo, a los profesores más TIC. Tenemos los casos de el Nobel a profesor, Telefónica, Espiral, blogs de periódicos como el País,... congresos para profes como los del CITA y otros a los que antes solo se admitía a profesores de universidad con sus milimetradas investigaciones...

Y es que... hasta en la educación existen tendencias, modas, procesos de evolución para generar otros paradigmas, victimismos y protagonismos. Es algo normal, solo tenéis que observar a vuestros alumnos. La diferencia con ellos es mínima: los menos aventajados quieren aprender de los más "chapones", los más perezosos o frustrados tienen envidia del "chapón", y luego está el popular que saca dieces en todo, es guapo y se lleva a todas las chicas ;) 

En el profesorado también ha sido así siempre, pero ahora el tema ha cambiado de escala, al igual que sus consecuencias. Como dicen los "sabios" de Gran Hermano "en la casa todo se magnifica". Pues en el mundo virtual también.

Fuente: http://goo.gl/dnpbwh

 
Fuente: http://goo.gl/WNXREr
Estamos viviendo un momento histórico en la educación. Por fin vamos a conseguir que un profesor del siglo pasado entre en un aula de esta década y no reconozca nada, como aquella anécdora del cirujano y el profesor. 


 Ahora nos encontramos de todo: que si aprendizaje disruptivo, que si flipped classroom, que si las escuelas de Steve Jobs con iPad por todos lados, que si Sor Innovación dándolo todo, colegios con unas infraestructuras impresionantes,...y la inmensa parte del profesorado sintiéndose como un pulpo en un garaje.

Y claro, cuando existe un avance siempre hay tres tipos de personas implicadas en el mismo:
Innovador
(El que se apunta a una maratón)
 Dudoso
 (El que mira pero no actúa)
Pasivo
(El que cree en el inmovilismo)

Todos conocemos ya por lo menos a algún compañero que encaja en cada uno de estos perfiles, pero... como todo en la vida, éstos son los que se han iniciado con el avance de las TIC. Ahora los perfiles son otros:
Profesor estrella fugaz
(El que se ha hecho famoso (congresos, premios, publicaciones en diarios, redes sociales...)
Profesor que tira del carro
 (Aquel que intenta aprender, formarse poco o mucho, se deja la piel en idear proyectos y consigue resultados en su aula pero no se siente reconocido como el profesor estrella fugaz.)

Y... ¡no hay más! Bueno.. sí una figura más pero que se sale de la ecuación, que debo agradecer a uno de mis compañeros de TACTICAS, que me sugirió muy acertadamente antes de la publicación de este post. Lo llamaré:
 Profesor fotocopiadora 
(Es aquel que pretendiendo alcanzar cierta fama, copia proyectos e ideas de los demás.)

Y cuando me refiero a copiar no me refiero a inspirarse en, sino a copiar literalmente. Han sucedido casos, los he vivido a través de compañeros que se dejan la piel y que guardan las formas... Porque obras inspiradas son todas, el ejemplo lo tenemos en el arte: todo es obra que refleja a otra en semejanza o ruptura. 

Pero en esto de las TIC, todos estamos ya subidos al carro de una forma u otra. Personalmente, como muchos sabéis, me dedico a la formación de profesores mientras realizo mi tesis doctoral. Ahora me estoy encontrando con un dilema que en realidad es una paradoja: ¡ya no existe la clase media en el profesorado!

Fuente de la imagen: http://goo.gl/6i0N4V
 
Cuando diseño un curso o imparto formación me enfrento a una gran decisión: qué nivel le doy a este curso? bajo, medio o alto. Esas eran antes las respuestas pero ahora sucede esto: 
1. Si es nivel básico: se accede a todavía una gran cantidad de profesorado pero los más TIC, tus colegas, te tachan de estancado. 
2. Si es nivel medio: ... es que resulta que ya no hay clase media en el profesorado TIC.
3. Si es nivel alto: dejas de lado a todos los básicos y los avanzados suelen tener la suficiente autonomía como para no integrarse en formación (y si son profes estrella fugaz ya ni los ves pasar). 

De cualquier modo, en todos los niveles, me encuentro siempre las mismas dudas por parte del profesorado escritas al principio de este post, y todas caen en la misma consecuencia: nerviosismo, cansancio, estres... por querer ir a la última, por querer seguir el ritmo de los profes "estrella fugaz", por querer... no caer en el olvido. 

Los que me conocéis sabéis que soy una defensora de las redes sociales. Creo que nos ayudan a conectar y a aprender entre nosotros, estemos donde estemos y cuando estemos pero... en este caso, he de decir que quizá no estemos integrando adecuadamente la inteligencia emocional en estos entornos virtuales. Ahora pueden ser espacios de soledad y comparación de aptitudes.

¿Nos preocupamos por aquellos profes que no siguen adelante?
¿Ayudamos cuando alguno tiene algún bajón, porque es humano? 

O... ¿solo se arrima a la estrella que más brilla? 

¿Estaremos viviendo Un Gran Hermano del profesorado TIC?  
¿Con qué propósito se sigue aportando en red?

Cuando digo que todos podemos cambiar la educación, integro a absolutamente a toda la comunidad educativa. Si creamos una brecha digital emocional en el profesorado... quizá tengamos un efecto dominó.

Fuente: http://goo.gl/0c8XNO
Ahora a mí me toca tomarme este reto en serio: voy a impartir un curso online para el CINEP, que es el Centro de Innovación y Pedagogía en la Enseñanza Superior de Coimbra. Mi reto es no dejar a ningún profesor fuera. Espero lograrlo y aprender de todo el proceso. 

---------------------------------------------------                              ------------------------------------------------

PD: Este post casi no tiene referencias bibliográficas o web, ejemplos reales... porque se dice el pecado pero no el pecador. No obstante, sí puedo y debo hacer una excepción: Me gustaría agradecer a mi compañero de TACTICAS Jose Luis Redondo el seguir aprendiendo de él, ya que me ha recomendado la lectura de un post de Victor Cuevas muy interesante que introducía precisamente el tema del que estoy hablando aquí. Quizá entonces, sea una observación compartida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada