martes, 13 de octubre de 2015

Causas perdidas,causas halladas.

Evidencias: cada alumno es diferente.

Si bien es cierta la existencia de patrones generales en el aprendizaje, cada cerebro es único y diferente, cada persona única, poliédrica, con sus capacidades y fortalezas personales, con sus virtudes y defectos,con sus modos de aprender y desaprender. Únicos, especiales, insustituibles.

Estos días me enfrento a las evidencias de lo que hace nuestro sistema de enseñanza con nuestros estudiantes. Evidencias de lo que, a veces, hacemos, conscientemente o no, con nuestros chicos.Porque no podemos olvidar que somos parte del sistema. Y no se trata de entonar el mea culpa por ello,sino de reflexionar para ver lo que podemos mejorar como parte del engranaje educativo.


Imagen vía Flickr  https://flic.kr/p/aaGUNn

Mi 2º A: Un curso ”detritus”: con bastantes repetidores, niños con TDAH, niños con necesidad de apoyo por desfase curricular, niños desmotivados, con poco hábito de trabajo en su gran mayoría; dieciocho criaturas, por supuesto del plan no bilingüe, y que no optaron en su mayoría ni por Religión, ni por Francés. Temo que con familias poco implicadas en su desarrollo personal. Básicamente, carne de cañón.

Causas perdidas.O todo lo contrario.

A la semana y media de estar con ellos, noté como a muchos de ellos se les formaba una bola en la garganta cuando les dije que eran un curso estupendo, y que sabía que podía esperar grandes cosas de ellos. Probablemente no están muy acostumbrados a que nadie les diga nada bueno. Y no faltaba a la verdad: es un curso con el que tocará lidiar de cara a obtener resultados académicos mínimamente dignos, un curso en el que sé, a priori , que cada trabajo entregado será un triunfo, pero un grupo de alumnos por el que, especialmente, merece la pena luchar a brazo partido. Sé que pueden dar de sí maravillas.


Mis causas perdidas:
  • Acabar con las corruptelas de los políticos corruptos- aún quiero pensar que existen los que no lo son.- .
  •  La nostalgia de lo no vivido: Con esta temo que me iré a la tumba.
  •  Los alumnos desahuciados a priori: El motivo por el que seguir luchando como docente.

Mis causas halladas:

Cada sonrisa que logro arrancarles, cada trabajo en clase, que se vuelve un reto, y esa mínima, íntima, victoria al lograr que entreguen una minucia de actividad, por nimia que este sea.

Mi objetivo de este curso, ver a Yasin, a Bryan, a Guadalupe, a Elisabet, aprendiendo, y creyendo que lo que hacen, incluso, ¿por qué no? divirtiéndose mientras trabajan. Favoreciendo la resiliencia. Integrando lo que parece desintegrado. Porque sé que son violines de buena madera.

Y es que siempre he sido bastante adicta a las causas perdidas. Porque no lo son. Son hallazgos en nuestro camino como docentes. Son causas halladas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada