martes, 24 de noviembre de 2015

"Si no hay nota, no la hago"

Esta entrada refleja pinceladas sueltas de conversaciones en el aula o fuera de ella que he mantenido recientemente y que me reafirman en la necesidad de una eutanasia urgente de la Escuela actual que se encuentra en una situación terminal (una expresión muy afortunda, creo yo, de mi amigo @o_fragha). 
MEX+AN+INFORME+ASAMBLEISTA
http://www.flickr.com/photos/48248551@N04/4555241692
El título, por ejemplo, corresponde a un reconocimiento expreso de una alumna repetidora de 2º de ESO cuando en una asamblea de clase (no las suelo hacer, pero hay momentos como la clase de ayer viernes en que se hacen necesarias) les pregunté por qué no hacían ciertas actividades y nos cuestionamos las diferencias entre la forma que tienen de recibir clase en otras materias y la que tenemos de compartir aprendizajes en Sociales. Creo que es una afirmación significativa de lo que quiero manifestar en esta entrada. 

street+art+vienna
http://www.flickr.com/photos/27193825@N00/5636261985
Hace un momento me he encontrado con un alumno de 2º de bachillerato del curso pasado. Lo típico: le he preguntado cómo le va y, será porque conoce mi forma de "ver" la educación, ha soltado adrenalina. Se ha quejado, sin saberlo posiblemente, del aprendizaje bulímico que él ha definido como que "te lo comes, lo sueltas y al rato no te acuerdas de nada, te has quedado tranquilo, lo que quieres es soltarlo que luego viene el siguiente examen", me ha comentado también que entiende a compañeros del centro en su momento y ahora de la facultad que opinan que la historia es un "coñazo" pero que él le cuenta la experiencia del curso pasado en la que Historia era "la única materia a la que los alumnos iban con alegría y de que aprendían más y de otra manera" y confiesa que alucinan y no se lo creen. También se ha quejado de la despersonalización de la universidad, de que "allí cada uno va a su bola y que la mayoría del profesorado no cumple ni la mitad de las horas de clase y que se limitan a mandar un power point y poner un examen".  Y, uno piensa, ¿hacia dónde vamos y cuánto tiempo vamos a tardar en abandonar la moribunda Escuela industrial y memorística?

La Escuela tradicional o convencional, debido a intereses muy fuertes como los de las élites neoliberales que dirigen nuestras vidas y nuestro mundo o el de las editoriales, o por cambios normativos nefastos como la LOMCE y su empeño en poner obstáculos al aprendizaje del alumnado, aun estando en la UVI, sigue vivita y coleando. Sólo vale la nota, pasar pruebas como esforzados atletas de la memoria, ser competitivos. Algunos dirán, esa es la realidad, la vida, hay que acostumbrarse a ella y, por lo tanto, sólo vale el esfuerzo, la constancia, le excelencia y que te salgan callos en las neuronas de tanto memorizar. 

Ni+antisistema%2C+ni+perroflautas
http://www.flickr.com/photos/26998168@N02/7187987380
Bien, pues quienes piensan así, se han quedado en la era analógica (quizá por eso huyen de la tecnología) y están negando algo ya reconocido, probado con éxito y que se está extendiendo, aunque quizá de manera mucho más lenta que la deseada (al menos, por mí). Cosas tales como que el aprendizaje sólo se produce por motivación intrínseca, por placer, por la emoción. Que la tecnología nos permite aprender en cuaquier lugar, en cualquier momento y a compartir y colaborar con cualquiera. Que el aula es un escenario más para el aprendizaje, no el único. Que hay que proporcionar herramientas y estrategias de aprendizaje para toda la vida y no sólo contenidos. Que hay aprender haciendo y de manera activa y no pasiva. En definitiva, que se aprende de otra manera y hay que enseñar de otra manera. 

En definitiva, que a la Escuela convencional hay que cortarle los cables de la UVI para poder salvarla. 

1 comentario:

  1. Gracias, Manuel. Me quedo con la expresión "aprendizaje bulímico".

    ResponderEliminar