martes, 10 de mayo de 2016

Nuestros alumnos en venta por 7`5€ el like en #Instagram. La #explotación #digital.

Fuente de la imagen: http://blogvecindad.com/expuestos-a-las-marcas-desde-recien-nacido/ 

Hace unos días, mientras esperaba en la parada del autobús, escuché una conversación entre dos chicas adolescentes que estoy casi segura que no llegaban a los 18 años. No pude, o no quise, evitar escuchar absolutamente toda la conversación, porque me quedé helada con la forma de tratar el tema. Fue algo así:

  • Adolescente 1: Tía, tengo que contarte algo que vas a flipar. 
  • Adolescente 2: A saber tía qué me vas a decir ahora...
  • Adolescente 1: ¡Qué voy a ganar dinero por subir fotos al Instagram! 
  • Adolescente 2: ¿Qué me dices tía? 
  • Adolescente 1: Una marca de relojes me ha escrito a mi cuenta de Instagram porque han visto mis fotos, ya ves que subo súper pocas fotos, pero como salgo con las cosas que me compro pues me dijeron que me proponían trabajar para ellos subiendo fotos. Resulta que un día me compré un reloj súper chuli y subí la foto al Istagram. Pues es la marca de ese reloj. La tía que me contactó me pasó con el departamento de marketing y me dijeron que por cada like que reciban mis fotos ¡me darán 7 euros y medio!
  • Adolescente 2: ¡7euros y medio por cada uno!, tía, ¡eso es una pasta!
  • Adolescente 1: sí tía, porque desde mi Instagram ya ves, pocos likes voy a tener, si nunca tengo una mierda de likes, Pero ellos van a subir mi foto también a su cuenta oficial porque yo les haré mención a ellos. Además, me hacen descuento si quiero comprarme relojes así que ya ves tía... 
  • Adolescente 2: ¿y qué tienes que hacer? ¿solo hacerte fotos con los relojes? 
  • Adolescente 1: sí tía, así en plan enseñando mi cara y poniendo al reloj delante. 
  • Adolescente 2: Pues ya te puedes poner súper mona y meter miles de filtros en la foto. Como las mías que tienen ¡como 40 filtros cada una por lo menos! Jo, pues es una pasada. Qué suerte tienes. 
  • Adolescente 1: sí tía... ya me habían ofrecido trabajo en sitios como tiendas mientras voy a comprar porque dicen que soy mona.. ya ves tía. 
  • Adolescente 2: pues tía, ya te daré like entonces desde mi Instagram y ya te haré comentarios. 

Además del "tía" y el "súper", la conversación no tiene desperdicio. No eran chicas que parecieran pijas ni llevaban ropa cara... en cambio hablaban del consumo de forma banal y en ningún momento mencionaron ni la opinión que sus padres tenían sobre el tema (quizá ni se lo han dicho) ni se preocuparon de lo que el cobro por ese servicio implica. No les importaba en ningún momento que su imagen se viese asociada a una marca concreta en Internet ni ser la razón de aumentar el consumo a través de ella en esa red social. 

Estamos haciendo muchas cosas mal en educación cuando todavía nuestros adolescentes no están concienciados acerca de cómo su identidad digital se va construyendo. Ésta es de por vida y va generando una reputación online que puede acabar estando fuera de su control, ya que estos menores son directamente quienes venden su cuerpo por 7 euros el like. Las marcas cada vez son más listas y nuestros adolescentes más ingenuos.

En serio, ¿y nos preocupa tanto terminar de dar el libro a final de curso? Cuando nuestros adolescentes se van mal-vendiendo a través de su imagen sin darse cuenta por trabajos de explotación digital. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada